gremioseconomicosuribistas

Por: Nelson Fajardo

Definitivamente la arrogancia y la prepotencia características de la oligarquía colombiana y sus funcionarios en el Estado autoritario, excluyente y despótico que los representa, no tiene límites. En ellos hay desde quienes consideran que el conflicto que han organizado con los vecinos en las fronteras no tiene ningún efecto para el país, hasta quienes ven la necesidad de continuar y profundizar la línea guerrista que domina la política exterior del Estado.

Lo cierto es que para el caso de nuestras relaciones con Venezuela y Ecuador, en términos de comercio exterior, las consecuencias de esa arrogancia y prepotencia son y van a ser complemente nefastas para una economía colombiana que se mueve en un contexto de crisis económica internacional del capitalismo hegemónico. Desde luego que contra esta afirmación, los defensores y áulicos del uribismo no pierden oportunidad para refutarla, e incluso, para sugerir que en medio de la crisis, la economía colombiana se viene recuperando y ya viene saliendo de ella.

Sin considerar que el comportamiento de la balanza comercial de un país es el único componente que puede determinar el estado de una crisis, si  se requiere tenerlo en cuenta, más si recordamos que el modelo de acumulación tiene como soporte la rentabilidad generada por las exportaciones. En efecto, el 67 por ciento del total de las exportaciones de Colombia van hacia Venezuela, mientras que para el Ecuador, siendo menores, están por debajo de 2008  y 2007 para los primeros cuatro meses del 2009.
Se trata, en cifras absolutas, de la pérdida de US$ 9.000 millones de dólares por la pérdida de las exportaciones para ambos países hermanos . En el caso de Venezuela dejaríamos de exportar bienes primarios y agropecuarios; así como  una mayor reducción de las exportaciones de productos industriales; estos últimos en proceso descendente debido al interés venezolano de no depender demasiado de un país que ideológica y políticamente actúa como enemigo. Por su parte, Ecuador, agredida permanentemente por el Estado colombiano con las fumigaciones y el ataque directo de tropas colombianas aliadas con el Comando Sur al campamento de Raúl Reyes, viene reduciendo permanentemente el volumen de las exportaciones colombianas, reducción que afecta productos químicos con US$92 millones, industria automotriz con US$53 millones, maquinaria y equipo US$51 millones, jabones y cosméticos US$47 millones y papel US$43 millones.

Como se puede observa, son canastas exportadoras con composiciones diferentes, pero que en ambos casos, los sectores más golpeados son los industriales, el capital agroindustrial  y los capitales ligados a la producción de bienes de consumo. Es decir, aquellos sectores del capital que obtienen rentabilidad por las exportaciones y las pueden reinvertir en procesos productivos que para potenciar la economía doméstica. Estos sectores están afectados por las fuertes tensiones políticas en las relaciones que genera un Estado aliado fuertemente con la estrategia estadounidense para América Latina.

Este fenómeno negativo a las buenas relaciones con los vecinos es uno más de los tantos que vienen acompañando la política exterior del Estado colombiano desde que decidió alinearse con los intereses estratégicos de los Estados Unidos sobre América Latina. Pero es un hecho que no se  puede minimizar porque no solo va a desequilibrar la balanza comercial de Colombia, sino que ya esta quebrando empresas y generando desempleo masivo, por efectos políticos con propensión a una guerra monitoreada desde el Comando Sur de los Estados Unidos.

Así las cosas, es completamente absurdo y falso creer que la economía colombiana esta blindada de la crisis, y además, que estamos saliendo de la recesión con perspectivas de recuperación. Colombia no escapa, por lo tanto, a los efectos de las externalidades en su versión de fuera hacia dentro; pero ello se profundiza con la existencia de un Estado que ha politizado fuertemente sus relaciones con los vecinos con una concepción contraria al latinoamericanismo que los acompaña a ellos, esto hace que dicha política diseñada en apariencia en el país revierta negativamente en las relaciones externas, y ello se exprese desfavorablemente en el comercio exterior colombiano, la quiebra de empresas y el desempleo masivo. El efecto, señores del Estado uribista, es multiplicador.

HECHOS Y CIFRAS
“…no creo que estemos en crisis. Tenemos una reducción importante de nuestro crecimiento económico, con resultados cercanos al cero por ciento para el año. Pero de acuerdo con los pronósticos mas recientes del FMI, América Latina va a decrecer mas del 2,5 por ciento, con una fuerte caída de México y otra, mas leve de Brasil”. Entrevista a Efraín Forero presidente de Davivienda en Portafolio, agosto 5 de 2009, pagina 6.

*****

Luego de finalizar el primer semestre con una reducción anual de 32 por ciento en sus ganancias, que totalizaron 564.248 millones de pesos, el Grupo Bancolombia se prepara para revertir la tendencia en la segunda mitad del año. Al presentar los resultados del conglomerado – que no incluyen solamente las operaciones del banco, sino las de sus demás afiliadas, así como las de sus subsidiarias en El Salvador, Panamá, Puerto Rico y Miami-, Jorge Londoño, cabeza del Grupo, dijo que la expectativa de varios analistas con respecto a que Colombia podría crecer 3 por ciento en el 2009 es motivo de optimismo para el sector financiero… Ganancia de Bancolombia cayó 32% en Económicas de El Tiempo, miércoles 5 de agosto de 2009, página 1-9.

*****

La fluctuación de la divisa norteamericana volvió a poner el escenario de la revaluación del peso en el panorama económico del país. En la jornada de ayer, el dólar perdió $15,91 y en promedio se cotizo en $1.992,85. La caída obedece a un fenómeno de revaluación de las monedas, como resultado de las mejores perspectivas de la economía mundial, lo cual aumenta el apetito de los inversionistas por mayor riesgo en países emergentes como Colombia. Julián Cárdenas, analista de Corredores Asociados, dice que el ruido que se produjo por la situación con Venezuela, que aumento la cotización de la divisa, parece haber pasado y que el dólar se mantendrá por debajo de $2.000 por varios días. El dólar bajo de nuevo de $2.000 en Negocios de El Espectador, miércoles 5 de agosto de 2009, pagina 8.