imagen-4329164-2

Por Nelson Fajardo.

Según investigación hecha por la firma XM, el 70 por ciento de la producción de electricidad en Colombia se da a partir de agua y el resto con plantas térmicas que usan combustibles como el gas, el diesel o el carbón. De esa oferta productiva, y para medir el progreso de una nación, es importante tener presente la capacidad de consumo del sector productivo, en especial el industrial.

Al respecto, la investigación de la firma afirma que la demanda de energía eléctrica para el mencionado sector creció apenas un 1,6 por ciento para 2008 en comparación con 2007; lo que constituye la tasa más baja desde 2000.

Igualmente, se considera que los mejores momentos del crecimiento del Producto Interno Bruto –PIB- durante los últimos años estuvo relacionado con una mayor demanda de energía del sector industrial, que incluye crecimientos superiores  al cuatro por ciento por año.

Las causas del declive del sector industrial en su demanda de energía la asocia XM con los malos pronósticos oficiales, la contracción de la demanda de electricidad por parte de la industria manufacturera, que cayó 2,4 para el 2008 en comparación con los resultados del año anterior y el direccionamiento de la demanda hacia el sector extractivo, principalmente de minas y canteras, como motor del crecimiento económico .

Si bien las causas que ubica esta investigación son de carácter puntual y concreto para una determinada coyuntura, ellas no son lo suficientemente relevantes, pues la baja demanda de energía eléctrica por parte del sector industrial tiene explicaciones más profundas. Están relacionadas con los efectos de la imposición de un modelo de acumulación durante más de dos décadas, y uno de sus objetivos centrales ha consistido en el desmantelamiento del aparato productivo industrial consolidado en décadas anteriores, bajo el falso supuesto de una llamada “reconversión industrial”, cuyos frutos no se han visto, por cuanto los niveles de inversión para potenciar la industrialización del país han sido muy pobres.

Se trata, entonces, de un proceso de desindustrialización oculto tras la falsedad de una reconversión en el que se destruye todo aquello que fortalece el desarrollo económico nacional e interno, para ubicar los nuevos procesos de producción de cara a las demandas de la economía externa; dichos procesos se complementan con un amplio paquete de servicios que tercerizan y al mismo tiempo fragmenta la producción en función de las demandas de las multis y las transnacionales.

Estos fenómenos colocan la producción doméstica al vaivén de las inestabilidades y oscilaciones de las demandas de las mencionadas empresas del capital mundial, quienes en momentos de crisis de la economía mundial, como la que estamos empezando a pasar, cierran sus compuertas y abandonan sus altos niveles de demanda productiva. Bajo estas circunstancias decrece la demanda de energía del sector productivo industrial, que se refugia en la producción del sector primario, parcialmente representado en la industria extractiva.

Como se puede observar, la reducción de la demanda, y por lo tanto del consumo industrial, conduce a un fortalecimiento de los servicios ligados a las exportaciones y a una precarización de la producción industrial con retorno a la industria extractiva, situación que conduce a la ruptura y fragmentación del aparato de reproducción socioeconómica. Este fenómeno acompañado de la crisis económica mundial puede conducir a que la economía colombiana colapse en un tiempo no muy lejano.

HECHOS Y CIFRAS
Por efecto del proceso de actualización catastral que realizó la administración distrital durante el 2008 y que cobijo a 827.830 inmuebles, los avalúos de los predios residenciales tienen un incremento promedio entre el 18 y el 38 por ciento. Es así como en el estrato 1 el ajuste por metro cuadrado es del 23 por ciento, en promedio; el estrato 2, del 18 por ciento; en el 3, del 27 por ciento; en el 4, del 42 por ciento; en el 5, del 33, y en el estrato 6, del 38 por ciento. Avalúos suben hasta en 38% en Bogotá de El Tiempo, jueves 15 de enero de 2009, página 1-11.

Solo el 42 por ciento del territorio dispone de energía eléctrica permanente, a través del Sistema Interconectado Nacional (SIN), mientras que el 58 por ciento restante, por sus características topográficas y sus regiones selváticas, suple sus necesidades mediante sistemas locales y aislados, con plantas térmicas (combustibles fósiles), sistemas solares fotovoltáicos y pequeñas centrales hidroeléctricas, que llegan a cerca de 1,8 millones de colombianos. Según el Ministerio de Minas y Energía, estas son la zonas llamadas Zonas No Interconectadas (ZNI), que están situadas básicamente, en el litoral Pacífico… y en más de 1.200 localidades de Meta, Casanare, Arauca, Guainía, Caquetá, Putumayo, Amazonas y Vaupés. 58% del territorio nacional no está interconectado en Energía de Portafolio, 14 de enero de 2009, página 9.

Nota de felicitaciones: Saludos y felicitaciones muy especiales a los camaradas del Comité Departamental del Quindío, en especial al camarada Nelson Guzmán por enviarnos y darnos a conocer la publicación del Archivo Economía Semanario VOZ, que va de mayo 18 de 2001 a Diciembre 17/2008,  dos tomos hechos en Calarca-Quindío . Se trata de una compilación especializada y bien empastada de las páginas económicas de VOZ hecha por los camaradas para que sirva de consulta a quienes, desde diversos intereses educativos e intelectuales, buscan conocer y profundizar en el estudio de un archivo que da cuenta de los que pensamos los comunistas desde la economía política. Este archivo queda en el archivo general de VOZ para quienes deseen consultarlo.
¿QUÉ ES QUE EN ECONOMÍA?

El libro
Con el titulo América Latina: del ocaso del neoliberalismo al ALBA de los pueblos fue lanzada recientemente esta obra de la economía política bajo la autoría de José Ángel Pérez García. Se trata de una obra impresa y editada  por la Corporación para el Desarrollo de la Investigación Social – CORPEIS -, dedicada a la educación y la investigación no formales y al servicio del movimiento trabajador y popular.

José Ángel es cubano Licenciado en Historia y Economía Política, con maestría en Relaciones Políticas Internacionales (2002) y en Relaciones Económicas Internacionales (2004) por el Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García” y profesor de posgrado de ese alto centro docente de en La Habana. Ha impartido docencia en el nivel superior, además de Cuba, en Brasil, Guatemala, Honduras, Dinamarca, Suecia, Noruega y Colombia.

La obra de este insigne cubano está compuesta de cuatro capítulos y una amplia reseña bibliográfica. El primer capítulo trata de la Globalización y neoliberalismo, donde el autor aborda los antecedentes y la conceptualización, caracteriza a profundidad el neoliberalismo y deriva en el estudio de las expresiones de crisis del neoliberalismo.

El segundo capítulo trata de El impacto de las políticas neoliberales en América Latina y el Caribe; aquí se asume sus dimensiones económicas, sociales e ideológicas y políticas. Luego de precisar el impacto de las políticas, se entra en el estudio, en el tercer capítulo, de La reacción de los pueblos frente al neoliberalismo en América Latina donde hay que destacar la posición al modelo hecho desde las corrientes bolivarianas y anti neoliberales.

Invitamos a nuestros lectores al estudio de tan importante trabajo, realizado con el propósito de abrir y ampliar conciencia sobre la validez de las luchas por las verdaderas transformaciones democráticas que requiere y está desarrollando esa América Latina mestiza, negra, indígena y blanca.

Bogotá, D.C., enero 16 de 2008.