066

Por: Nelson Fajardo

El señor Sebastián Edwards es un economista latinoamericano especializado en problemas de la economía de la región y quien, en entrevista especial entregada a la revista Dinero , hace una panorámica muy interesante de la situación y las perspectivas de América Latina en el marco de la actual crisis.

Edwards considera que los mayores riesgos que se ciernen sobre América Latina son los crecimientos negativos, el debilitamiento de los equilibrios macroeconómicos y el fortalecimiento de las tendencias populistas. Con respecto a las ventajas en el marco de la crisis, afirma que la región tiene reservas elevadas, déficits fiscales moderados y tasas de cambio flexibles; pero que por otra parte, hace mucho tiempo, los países dejaron de lado las prácticas modernizadoras, y por lo tanto, las economías son rígidas, lentas y anticuadas. La situación señalada dentro de una crisis general produce dos problemas relacionados con la baja en las exportaciones, la disminución de los flujos de capitales externos y una necesidad de reducir las importaciones; asunto, que en el caso de economías cerradas genera ajustes traumáticos en la demanda interna que incluyen el aumento  del desempleo.

Para solucionar semejantes efectos hay que asegurarle al público que protegerá la integridad y el funcionamiento del mercado financiero y el sistema bancario, no ponerle trabas al funcionamiento del mercado cambiario; si la moneda se deprecia hay que permitirlo y se debe tener una política fiscal razonable y expansiva, pero hay que asumir el hecho que el mundo seguirá adelante y no se debe permitir que la inflación y el endeudamiento se disparen, por que ello es supremamente negativo para el futuro.

El  análisis hecho por este economista tiene un  enfoque macroeconómico, hecho desde las condiciones de reproducción del  aparato socioeconómico bajo condiciones del modelo de acumulación de corte neoliberal impuesto a  la región, y por lo tanto, las soluciones que plantea persisten en reducir la inflación,  evitar el endeudamiento y controlar la política fiscal. Es decir asumir los ejes centrales de una política económica que de permanencia al modelo de  acumulación; el cual es insustituible e inevitable.

Un enfoque tal, hecho desde el análisis de las condiciones de reproducción del aparato socioeconómico, negando el enfoque que toma en cuenta el comportamiento de  las relaciones sociales en el plano económico, tiene una abrupta debilidad, que consiste en cosificar las relaciones e impide  asumir el carácter político de las mismas. Es por ello, que políticamente, Edwards asume  que toda salida a la crisis que no tenga en cuenta sus propuestas  es populista.

Seguramente el entrevistado entiende por populismo todas las acciones que vayan en contravía tanto del modelo de acumulación, como de cualquier perspectiva democrática y revolucionaria que pretenda trascender el modelo, como el sistema capitalista. Al respecto, dichas acciones serían aquellas que vienen  asumiendo algunos países  contra el neoliberalismo y otros  contra las oprobiosas condiciones que impone el sistema, independientemente del modelo de acumulación que lo acompañe en la práctica  política y económica.

Se trata, entonces, de reformar el modelo por dentro sin tocar su  esencia depredadora y destructiva; lo cual no pasa de ser una tautología o redundancia, pues el modelo viene demostrando  su agotamiento como practica, que apunte  a mejorar las condiciones del conjunto de la humanidad. Ahora bien, detrás de dicho reformismo y la estigmatización de populista a todo aquello que este en su contra, no esta otra cosa que la fuerte contradicción de clases condensada en el plano internacional, y específicamente latinoamericano, entre el monroísmo y la tendencia dominante en la región que abarca desde las propuestas anti neoliberales hasta las bolivarianas con perspectiva socialista.

Este intelectual orgánico del neoliberalismo, especializado en los asuntos económicos de América Latina, es una muestra clara de la necesidad de colocar, de nuevo, al orden del día el debate sobre la importancia de la economía política y las diversas concepciones, como enfoques, que giran alrededor de ella.

HECHOS Y CIFRAS

El anunció del Gobierno en el sentido de revisar la meta de crecimiento económico nuevamente en abril y las preocupaciones por el significativo aumento del desempleo en los dos primeros meses de 2009, volvieron a encender la polémica sobre la viabilidad de los parafiscales (aportes que todas las empresas deben hacer al Sena, las Cajas de Compensación Familiar y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar), que equivalen al 9% de la nómina… Uno de los protagonistas fue Mauricio Santamaría,…,quien reiteró su propuesta de eliminar estos aportes de la nómina para facilitar la creación de más puestos de trabajo. Redacción Negocios, Sigue polémica parafiscal en Negocios de El Espectador, viernes 8 de 2009, página 8.

Europa está en crisis. España, como otros países de la zona euro, también se declaró en recesión. La pérdida de empleos, especialmente en el área de la construcción, uno de los principales motores de la economía ibérica, así lo evidencia. En Inglaterra las cosas no marchan mejor, su primer ministro Gordon Brown  está otra vez contra las cuerdas. La crisis bancaria, a pesar de los paquetes de estímulos financieros, empero en vez de mejorar. En Japón se ha empezado a destapar un sistema de pirámides y muchos pensionados y ahorradores ven cómo su futuro se esfuma. Mayr Juan: Oportunidades y riesgos de la crisis, en Opinión de Dinero No 320, marzo 6 de 2009, página 49.

La crisis financiera internacional y la desconfianza de los inversionistas en los países emergentes comenzó a tener efecto en Colombia. La inversión extranjera entre el primero de enero y el 20 de febrero pasado registró una caída del 30,8 por ciento. Sin embargo, la cifra no es tan preocupante si se tiene en cuenta que en los primeros 50 días del año superó a la de igual lapso del 2007, a pesar de que se ubicó muy por debajo de la reportada en el 2008. Según la balanza cambiaria del Banco de la República, a febrero 20 el país había recibido 1.122 millones de dólares. Inversión extranjera ya va en US$ 1.122 millones en Portada de Portafolio, miércoles 11 de marzo de 2009.

¿QUÉ ES QUE EN ECONOMÍA?
Teoría
CAPITAL COMERCIAL Y GANANCIA COMERCIAL: Los capitalistas industriales, al repartir entre sí la ganancia conjunta con arreglo al principio de “ganancia de igual magnitud para capital de igual magnitud”, se ven obligados a entregar determinada parte de esta magnitud a otros grupos de capitalistas, en particular, a la burguesía comercial. ¿Por qué? Vamos a aclararlo.

La plusvalía se crea únicamente cuando el capital está en constante movimiento, cuando los medios de producción y la fuerza de trabajo se unen y funcionan permanentemente. Si este movimiento se detiene, interrumpiéndose el proceso de trabajo en la empresa capitalista, no se producirán nuevo valor ni plusvalía. Al capital, escribió Marx, “sólo se le puede concebir, pues como movimiento, y no en estado yacente”.

¿De qué modo se realiza el movimiento del capital?

El movimiento del capital empieza cuando el capitalista gasta determinada suma de dinero para comprar los medios de producción y la fuerza de trabajo necesarios. En la esfera de la circulación de mercancías, el capital atraviesa la primera fase de su movimiento: su forma monetaria se convierte en forma productiva. En la segunda fase se producen las mercancías. Su valor será mayor que el valor de los medios de producción y la fuerza de trabajo comprados en la magnitud de la plusvalía. En la tercera fase, el capital vuelve a funcionar en la esfera de la circulación…

El capital comercial funciona en la esfera de la circulación, constituyendo parte disociada del capital industrial y desempeñando la función de su forma mercantil. Los capitalistas industriales venden su producción a los comerciantes, que la hacen llegar a los consumidores. La función del capital comercial consiste en extraer plusvalía de la intermediación en el cambio de mercancías. La forma de movimiento del capital comercial consiste en comprar mercancías para venderlas con ganancia.
La ganancia comercial es la parte de la plusvalía que el industrial cede al comerciante por los servicios de realización de las mercancías.

Buzuev, A.: ¿QUÉ ES CAPITALISMO?: ABC de conocimientos sociopolíticos No 8, Editorial Progreso Moscú 1987, páginas 64  a 69.
Bogotá, D.C., marzo 12 de